Con la nueva Ley de seguridad ciudadana… Toca rascarnos el bolsillo

 

Después de que el viernes pasado el Consejo de Ministros diera luz verde a una nueva Ley de Seguridad Ciudadana ‘suavizada’, la polémica norma podría entrar en vigor a principios del año que viene con más de un sector de la sociedad en contra. ¿Por qué?

La nueva Ley de Seguridad Ciudadana (Ley Mordaza, la llaman algunos), una de las cuestiones que más preocupa es la sustitución de penas, antes tuteladas por un juez, por faltas administrativas (es decir, sanciones económicas) impuestas única y exclusivamente según el criterio de la autoridad policial que aplique el castigo en el momento.

Fotografia de Telecinco.es

Fotografias de Telecinco.es

Así que, a juzgar por las filtraciones de las que se han hecho eco unos y otros, podemos deducir que se mantienen las tres tipologías de faltas de las que hablaba el ante-proyecto (muy graves, graves y leves) y los tramos económicos de unas y otras, si bien hay confusión en función del medio que trate el tema.  En cualquier caso, conviene saber, o al menos intuir, qué debemos cuidar para no arruinarnos cuando la Ley de Seguridad Ciudadana forme parte de la legislación española. Siempre según los medios consultados (‘El Confidencial’, ‘El Mundo’, ‘Europa Press’ y ‘Periodista digital’, entre otros), hay cuatro tipos de infracciones muy graves, 26 graves y 17 leves.

A continuación, algunos de los actos que pueden perjudicar a tu bolsillo:

Se pueden considerar infracciones muy graves, y por tanto ser sancionadas con multas de entre 30.001 y 600.000 euros:

a) Reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas en lugares considerados como infraestructuras críticas de la comunidad, como por ejemplo centrales nucleares o aeropuertos, así como la intrusión en sus recintos, ya sea por aire, mar o tierra, y la obstrucción de su funcionamiento.

b) Apuntar con punteros láser a pilotos o conductores de transporte terrestre.

c) La fabricación, el comercio o el uso de cartuchos o artículos pirotécnicos incumpliendo la normativa de aplicación.

d) La celebración de espectáculos públicos o actividades recreativas quebrantando la prohibición ordenada por la autoridad por razones de seguridad pública.

Infracciones graves (multa de 1.001 a 30.000 euros):

a) La perturbación muy grave del orden público en actos deportivos, culturales, espectáculos, oficios religiosos u otras reuniones numerosas cuando no sean constitutivas de delito.

b) La perturbación grave de la seguridad ciudadana en manifestaciones y/o protestas no comunicadas frente a instituciones del Estado, como el Congreso, el Senado, los Parlamentos autonómicos o los altos tribunales, aunque las instituciones no estuvieran reunidas.

c) El consumo o la tenencia de estupefacientes, así como el abandono de los instrumentos usados para su consumo, en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos. Esto incluye su plantación y cultivo, y la permisividad y tolerancia hacia ellas. No importa que las drogas no estén destinadas al tráfico. También las cundas (taxis para ir a comprar estupefacientes).

d) El consumo de alcohol en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana, como puede ser un botellón.

e) Desórdenes graves en vía pública, como obstaculizarla con vehículos, contenedores, incendios o neumáticos, que representen un peligro para las personas o bienes.

f) Obstruir a la autoridad, a cualquier empleado público o corporación oficial en la ejecución de sus decisiones administrativas o judiciales, como plenos o desahucios.

g) El uso no autorizado de imágenes o datos de autoridades o agentes que pueda poner en peligro su seguridad o la de sus familiares, y el de grabaciones de instalaciones protegidas o que puedan poner en peligro una investigación.

h) Los clientes de la prostitución, cuando la demanda de servicios sexuales tenga lugar en las proximidades de zonas infantiles, como parques o colegios, o en lugares donde se ponga en peligro la seguridad vial, como los arcenes.

i) El uso de uniformes policiales, insignias o condecoraciones oficiales o de servicios de emergencia sin autorización, así como las réplicas de los mismos.

j) Portar, exhibir o usar armas de modo negligente o temerario o fuera de los lugares habilitados para su uso, así como la fabricación, comercio y tenencia ilegal de armas reglamentarias, explosivos catalogados y material pirotécnico.

k) Obstruir inspecciones y controles reglamentarios en fábricas, locales y establecimientos, y la no colaboración con las fuerzas de seguridad en operaciones contra delitos.

l) Obstaculizar gravemente la actuación de los servicios de emergencia en el desempeño de sus funciones.

m) La desobediencia o la resistencia a la autoridad, así como la negativa a identificarse a los agentes o dar datos falsos o inexactos. Esto incluye la negativa a disolver reuniones o manifestaciones cuando lo ordene la autoridad. O interferir en el desarrollo de una manifestación permitida por la autoridad competente.

n) La intrusión o sobrevuelo en infraestructuras o instalaciones consideradas básicas para la comunidad, como aeropuertos, centrales nucleares…

Infracciones leves (100 a 1.000 euros):

a) Organizar manifestaciones o concentraciones en lugares de tránsito incumpliendo la Ley de Reunión de 1983, que regula las protestas no comunicadas a la Delegación del Gobierno. Esto es: el 15-M y convocatorias similares. En principio, no se sanciona la participación, solo serán responsables los organizadores.

b) Los insultos o faltas de respeto a los policías en manifestaciones y protestas.

c) Escalar edificios o monumentos sin autorización, tales como las protestas de Greepeace y otros activistas.

d) La ocupación de cualquier inmueble o de la vía pública o la permanencia en ellos contra la voluntad de su propietario.

e) Perder el DNI tres veces en tres años y la negativa a entregarlo cuando se acordara su retirada.

f) Practicar de juegos o deportes en lugares no habilitados cuando haya riesgo para las personas.

g) Dejar sueltos a animales “feroces”, aunque no lleguen a causar daño.

h) Los daños leves a mobiliario urbano como marquesinas, papeleras o contenedores, como las pintadas y los grafiti.

i) Deslumbrar con puteros láser a las fuerzas de seguridad, así como la intimidación con objetos peligrosos.

j) Incumplir restricciones de circulación peatonal o itinerario con ocasión de un acto público, reunión o manifestación, y retirar vallas de la Policía que delimiten perímetros de seguridad.

i) Realizar o incitar actos que atenten contra la libertad sexual.

 

Fuente:  Que.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.